Juansen y Gretem

Un percusionista nos introduce en la historia de los dos hermanitos: Juan el sentimental (Juansen) que todo lo expresa con la música de su clarinete y Greta la tremenda (Gretem) que es un auténtico bicho. Viven solos con su mamá pianista en medio del bosque y ella ameniza con bellas melodías cada momento del día. Cuando se enteran que los van a llevar a un centro de acogida se escapan a lo más profundo del bosque. Allí se topan con la bruja estereofónica que canta hasta quedarse afónica y descubren que no puede volar. La bruja, que ha oído música celestial con el clarinete de Juansen lo encierra en su casa para que haga efectivo su conjuro. Pero sin los duendecillos del bosque “Unos que andan siempre jugando y que son todavía chiquitos” la escoba de la bruja nunca podrá volar. Gretem queda encargada de preguntar a divertidos animalitos con alas donde puede encontrar a esos duendecillos. Los niños aprenden bailando con los personajes, los tiempos de las figuras musicales y todos juntos cantan una sencilla pero hermosísima melodía de Mozart para que la bruja salga volando con su escoba.